Make your own free website on Tripod.com

Capítulo 3 * Home Page * Índice * Presentación * Capítulo 5

La cobertura del caso AMIA: posibles relaciones con la opinión pública


 

El periodismo funda la importancia de su trabajo en la necesidad de informar correctamente a la opinión pública, con el fin que ésta tome una adecuada dimensión de los hechos sociales y sus posibles implicancias, y disponga de elementos para el debate público.

La opinión pública podría definirse como "la opinión basada en juicios (no necesariamente son opiniones teóricas) compartidas por una parte considerable de la población, no determinada individualmente, y es opinión de voluntad política en forma racional" (MARTINI, 1995b, p.14). La opinión pública se construye y opera en el espacio público, constituido por los espacios de la sociedad civil. Las dificultades para definir en forma muy clara qué es "público" se deben a que éste "es una colectividad dinámica, que se organiza en torno a un asunto discutiendo sobre él; las relaciones entre miembros activos dentro del público están en continuo cambio" (PRICE, 1994, p.100). En el "debate público", las personas "reconocen un problema, producen ideas en conflicto sobre lo que hay que hacer, considerando tales alternativas, e intentando resolver el asunto a través de la creación de un consenso sobre una línea de acción" (PRICE, 1994, p.101).

El proceso comunicativo que permite la circulación de opiniones dentro del espacio público es llamado comunicación pública, definible como "una trama intrincada de transacciones informacionales, expresivas y solidarias que tienen lugar en el espacio público de cualquier sociedad" (MARTINI, 1995a, p.5). El objetivo de la prensa es brindar información adecuada y suficiente para que la opinión pública construya una correcta imagen de la realidad, y actúe en consecuencia, pidiendo soluciones, rectificaciones o avances al poder político. En este sentido, PRICE sostiene que la prensa cumple un papel de "vigilancia" frente a los acontecimientos, ya que los medios de comunicación "permiten al público atento seguir la huella a los actores políticos (vigilancia) y organizar sus respuestas hacia ellos (correlación)" (PRICE, 1994, p.107-108).

Pero la prensa no sólo vigila. Es imposible desconocer las correlaciones que existen entre método de trabajo periodístico y la imagen de realidad que brindan los medios. En la cobertura del caso AMIA, hay un momento en que el periodismo llega a convocar a la opinión pública. El motivo fue la realización del acto de repudio al atentado, llevado a cabo el 21 de julio de 1994. Estos son algunos ejemplos de los muchos titulares aparecidos en esos días:

"A las 15:30 se realiza en Congreso el acto de repudio al atentado contra la AMIA. Adhirieron todos los partidos, las centrales obreras y varias cámaras empresarias. Por la vida. (En la foto se ve un plano detalle de dos manos tomadas, que representan la solidaridad y el dolor por el atentado) (Página/12, 21/7/94, tapa)

"En silencio y por la vida" (La Razón , 21/7/94, tapa. Esta frase ocupaba, en una tipografía enorme, toda la portada del diario, que en ese momento se editaba en tamaño sábana. La palabra "vida" era de mayor tamaño que las demás).

"Todos contra la violencia" (La Razón , 21/7/94, p.3).

"Multitud en el acto de Congreso. Hasta el cielo lloró por la tragedia" (Crónica, 21/7/94, tapa).

"Todos juntos para repudiar terror; reclamo de justicia por brutal atentado a la AMIA" (Crónica, 21/7/94, tapa).

"Un solo grito: basta de terror" (Crónica, 21/7/94, p.2-3).

"Una multitud reclamó justicia frente al Congreso. Silencio, lluvia y lágrimas en la plaza" (Clarín, 22/7/94, p.6).

Estos titulares expresan la percepción del periodismo de que la opinión pública:

Pero, por otro lado, el periodismo se hacía eco de las exigencias de la opinión pública de que

Aquí los medios analizados construyen un discurso que toma partido abiertamente, y transmite toda la indignación que el atentado había despertado en la gente. Se vuelve a evidenciar así el "ida y vuelta" entre la opinión pública y la prensa. El acto de repudio había corporizado la actitud de condena la opinión pública. Sin embargo, los diarios ya habían condenado desde el primer día el atentado. El periodismo concibe su papel como "activador" de las actitudes a tomar por parte de la opinión pública "real". En el caso de la AMIA, el periodismo recogió una fuerte reacción de pedido de sanción para los culpables de la masacre (39). La prensa tiene en cuenta a la opinión pública de la misma forma que prevé qué noticias le van a interesar a la gente; de esta manera proporciona información e interpretación que hace, potencialmente, a la constitución de la opinión pública.

Pero, en nuestro tema, se pueden considerar otras formas de influencia de la opinión pública sobre la cobertura. Hemos visto cómo todas las informaciones que construían a los israelíes en forma negativa -"los judíos vengadores"- lo hacían en forma implícita y oblicua, y nunca de forma directa. En el contexto de conmoción que siguió al atentado, la prensa atendió al clima de opinión que circulaba por la sociedad, y que podría resumirse, en forma muy simplificada, en un rechazo total al terrorismo y una elección por la democracia. En ese momento, y muy probablemente, toda expresión abierta de opiniones antisemitas -como lo es el hecho de considerar a los judíos corresponsables del atentado- hubiera sido rechazada. No sucedió lo mismo con el tratamiento, por parte de la prensa analizada, de los iraníes, de los que se construyó una imagen totalmente negativa que fue extendida a la comunidad chiíta argentina. El único diario que en varias ocasiones expresó sus aprensiones por lo injustificado de la detención de varios árabes fue Página/12. Es posible que, al ser construido como culpables, los prejuicios antiárabes hayan tenido oportunidad de aparecer más fácilmente. Tampoco hay que olvidar el distinto peso de las dos comunidades dentro de la sociedad. La comunidad judía tiene una larga historia en la Argentina, mucho más importante que la chiíta, numéricamente más pequeña. El tema analizado en esta parte daría para un estudio más amplio. De todos modos, es posible afirmar que el mecanismo de retroalimentación entre la opinión pública no es medible, pero indudablemente existe y puede ser verificado en investigaciones que trabajen en recepción.

Capítulo 3 * Home Page * Índice * Presentación * Capítulo 5